El galardón busca relevar la labor de distintos directores y directoras de establecimientos educativos chilenos, que aportan a mejorar las vidas de niños, niñas y jóvenes en sus comunidades escolares. Rebeca, Lorena y Elizabeth son ejemplos de ello, conoce aquí sus testimonios. 

El Premio Líderes Educativos Directivos (LED) celebró su primera edición con gran éxito, recibiendo más de 800 nominaciones de directores y directoras de establecimientos educativos de todos los niveles, desde sala cuna hasta cuarto medio, en una muestra impresionante de diversidad en el sistema educativo chileno. En una emotiva ceremonia llevada a cabo el pasado jueves 5 de octubre, treinta destacados líderes educativos de todo el país fueron reconocidos por sus contribuciones excepcionales en la transformación de la educación chilena. 

Desde la fundación Impulso Docente, organizadora del evento, Bernardita Yuraszeck destacó el éxito de la primera edición de la premiación. En sus propias palabras, “esta primera versión del Premio LED ha sido una sorpresa por la cantidad de interés que ha despertado a lo largo de Chile”. Junto a esto, relevó la importancia de inspirar a otros a unirse al desafío de ser director y de aumentar la visibilidad de estos referentes en educación. 

Rebeca Naranjo: La importancia del liderazgo en la educación inicial 

Rebeca Naranjo, directora de la Escuela de Lenguaje y Jardín Infantil Nueva Calafquén en Cartagena, fue una de las ganadoras destacadas en la categoría de “Estrategias innovadoras para el desarrollo integral”. Con una década de experiencia como directora y 20 años en el campo de la educación, Rebeca ha implementado estrategias innovadoras que han mejorado significativamente la trayectoria educativa de niños y niñas.  

“Hemos trabajado harto el liderazgo y hemos implementado diferentes estrategias que tienen que ver con distribuir este liderazgo a las y los docentes” explicó la directora. El objetivo, cuenta, es “ser una comunidad de aprendizaje donde vamos analizando las diferentes herramientas que vamos trabajando. De esta forma hemos instaurado el Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP) y esto nos ha entregado muy buenos resultados”, explicó. 

Rebeca también subrayó la importancia de incorporar el juego en el proceso educativo y el compromiso de toda la comunidad educativa, sobre todo en los primeros años, donde se desarrollan las conexiones neuronales. Sobre el galardón, la docente señaló que “es importante que los docentes se sientan reconocidos y que sientan que pueden hacer cambios”. 

Lorena Miranda: Niños y niñas como sujetos de derecho 

Lorena Miranda, directora de la Sala Cuna y Jardín Infantil Cumbre Volcán Osorno en Renca, fue una de las ganadoras en la categoría de “Relaciones comunitarias y articulación con el medio”. Su enfoque se centra en involucrar a los niños y niñas con su territorio, posicionándolos como sujetos de derecho.  

Para Lorena, algo importante en el proyecto educativo que lidera es que las distintas organizaciones y espacios cercanos al jardín infantil “reconozcan la participación de los niños y niñas dentro del territorio y que sus voces puedan ser escuchadas, ya que son muy importantes en la toma de decisiones dentro de la comunidad”. Con esto, la profesional destacó la importancia del trabajo en equipo y el apoyo de su personal en la tarea. 

Al recibir su premio, Lorena expresó su orgullo por el reconocimiento y la valoración del trabajo de los directores en las comunidades educativas. “Siempre sentimos felicidad por los logros de nuestras educadoras y educadoras, pero antes no existían estas instancias que premien la labor directiva, entonces es un orgullo”, dijo. 

Elizabeth Allendes: Transformando vidas en la educación parvularia 

Elizabeth Allendes, directora de la Escuela Campos de Maipú en Cerrillos, también fue galardonada en la categoría de “Relaciones comunitarias y articulación con el medio”. Su enfoque se dirige a lograr una transición fluida de la educación inicial a primero básico mediante diversas estrategias. Al respecto, Elizabeth destacó su pasión por impactar en los aprendizajes de sus estudiantes y transformar vidas. 

“Esto fue muy sorpresivo porque me postularon y yo no sabía. Entonces fue algo distinto y novedoso”, comentó Elizabeth. La directora enfatizó la importancia de la colaboración y la adaptación constante a las cambiantes necesidades de los estudiantes, especialmente en un entorno multicultural, en un colegio con casi mil alumnos y alumnas y alta población migrante. 

“Estoy muy feliz en este cargo porque he podido, junto a mi equipo educativo, impactar en los aprendizajes de mis estudiantes. He podido transformar vidas, he podido colaborar en el clima organizacional y he podido colaborar para que mis estudiantes vayan avanzando en su aprendizaje”, agregó.